La representación de la identidad nacional puertorriqueña en “Maldeamores”

          Desde antes de la llegada de los estadounidenses, los puertorriqueños se han cuestionado el carácter de lo que podría considerarse la identidad nacional. Esto es debido a que la isla ha estado casi siempre dominada por naciones extranjeras. Desde los ensayos de personas como Lanny Thompson (2007), Carmen Centeno (2007) y  José Luis González (1989) hasta estudios modernos como el de Carlos Pabón, De Albizu a Madonna: para armar y desarmar la nacionalidad (1995), la identidad nacional ha sido objeto de numerosos análisis. A pesar de esto, pretendemos analizarla en la película Maldeamores (2007). Esta película representa, más allá de una mera visión del amor, al puertorriqueño. Representa sucesos y aspectos que se ven en la vida diaria de los puertorriqueños y, realmente, de cualquier persona: la muerte de un familiar, las relaciones entre padres e hijos, la vida en la ciudad, la infidelidad, entre otros.

            El Diccionario de la Real Academia Española define nación como “conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común”. Identidad nacional es el sentido de pertenencia a una nación. Estas definiciones jamás se pueden separar del término cultura porque los mismos elementos que definen la identidad nacional son los que definen a cualquier cultura específica. Cultura se refiere a lo colectivo, mientras que  identidad nacional se refiere al individuo.

“Para empezar a entender la cultura, se necesita entender todas las experiencias que guían  a los miembros individuales a través de la vida: cosas como el lenguaje y gestos; apariencia personal y relaciones sociales; religión, filosofía, y valores;    cortejo, matrimonio, y costumbres familiares; comida y recreación; trabajo y gobierno; educación y sistemas de comunicación; salud, transportación, y sistemas de gobierno; y sistemas económicos”. (Jandt, 2007, p. 8 )

           “Maldeamores” es una película que destaca muchos aspectos de la sociedad puertorriqueña. Principalmente, las diferentes historias y los personajes representan tanto un tema como un estereotipo. Cada uno de estos estereotipos se exhibe como el típico puertorriqueño, común y corriente, quien debe enfrentar una serie de situaciones de la vida diaria. Es por eso que analizaremos esta película en torno a cómo se representa la cultura, la sociedad y la identidad nacional, sin desligarnos de la identidad cultural. También el tema del género formará parte de nuestro análisis, viendo las diferencias que existen entre los sexos, el hombre y la mujer. Pero no podemos hablar de estos anteriores sin mencionar a la ciudad. Esta juega un papel importante dentro de la película ya que muchas de las historias giran en torno a ella. De la manera en que la ciudad está representada en la película crea imaginarios e ideas respecto a cómo es la isla. Además, estudiaremos el tema del amor y cómo afecta éste en el carácter de un individuo, llevándolo a actuar de acuerdo a sus pasiones.

El Amor

            Maldeamores (2007) presenta varios temas que representan la identidad puertorriqueña. Típicamente no se asocia al amor directamente con la identidad, sin embargo, no podemos evitar hablar sobre el tema, ya que la trama gira en torno a él. Además, la manera en que se lidia con el amor y las relaciones muestra algunas características de la identidad.

             Al principio de la película se presenta a una pareja un poco disfuncional. Se ven envueltos en una discusión que tal vez no tiene sentido. Bajo ese tema de aparente carencia de importancia está el tema de la desconfianza. En contexto con lo que plantea en su libro Greimas, la desconfianza se da a raíz del apego a algo o en este caso a alguien y también por el temor o la sospecha de que exista la posibilidad de una infidelidad.

            La segunda historia vendría siendo el triángulo amoroso que existe entre los ancianos. No hay ninguna relación formal entre ellos. Flora se divorció de ambos, primero de Pellín y luego de Cirilo. Se presenta un amor sin compromiso, sin ataduras aunque se evidencia el sentido de pertenencia, incluso los celos. Esto se representa por primera vez cuando Cirilo derrama el frasco de sal en la sopa de Pellín cuando éste le dijo que estaba sosa y cuando rompe los platos cuando supo que Pellín se quedaría esa noche en la casa. Cirilo se vuelve reticente ante la llegada del invasor. Como dicen Greimas y Fontanille: “La exclusividad prepara el terreno de la rivalidad. También en el apego de alguna manera la colectividad se introduce en forma negativa como una presencia actancial con la cual el sujeto guarda relaciones polémicas por presuposición”. (1994, p.175)

            La tercera pareja es el matrimonio. Aquí se ve el tema de la infidelidad. Ismael le es infiel a Lourdes con su prima Tati. Al principio la aflicción de Lourdes se debía al fallecimiento de un ser querido pero al enterarse de la infidelidad su actitud cambió. Es un cambio drástico, desata furia. Los celos y la rabia  hacen actuar a Lourdes de una manera incoherente, sólo piensa en reclamarle a su prima. El Libro Semiótica de las pasiones  también dice que:

 “En el caso de los celos, la “certidumbre” será siempre valorizada, ya sea positiva   o negativa: certidumbre positiva antes de la crisis pasional, certidumbre negativa durante la crisis misma. La certidumbre positiva, nacida del apego, se manifestará como una “confianza” (y no como una “credulidad”); la certidumbre negativa, nacida de la exclusividad, se manifestara como difidencia generalizada, una especie de pesimismo intrínseco a los celos; el celoso, en efecto, dice que   preferirá siempre “saber” sin importar el precio, lo que visto desde el exterior del simulacro pasional es en general interpretado como una gran aptitud para creer.” (Greimas,  & Fontanille, 1994, p.181)           

            Desde este punto se ve que la confianza es algo que se debe continuar cosechando y cuidarla porque en un segundo se puede perder. Greimas menciona que la misma es frágil; además el estar junto a una persona requiere que se forje la confianza para así creer en su propia identidad, aunque al mismo tiempo se ve en riesgo por el rechazo a la participación junto a otros y más aun si existen celos. Estos celos pueden afectar una relación porque es ahí donde se va perdiendo la confianza.

            Greimas y Fontanille observan que las pasiones “violentas” como el coraje, la desesperación o el terror hacen despertar la sensibilización, como una fractura del discurso, como un factor de heterogeneidad; éstas conllevan a una persona a salirse de si mismo, entiéndase a actuar irracionalmente, debido a que la pasión aparece al descubierto, como la negación de lo racional y de lo cognoscitivo, y el “sentir” desborda al “percibir” (1994, p.18). Esto lo vemos cuando Lourdes le da una bofetada a su hijo cuando éste revela la verdad acerca de la relación extramarital de su marido. En ese momento el personaje se transforma en “un sujeto otro” al dejarse llevar por sus pasiones.

            Por último está el amor obsesivo. Este es el caso de Miguel, el pasajero que está enamorado de la conductora de la AMA, Marta.  Miguel utilizó hasta el último recurso con tal de conseguir una respuesta afirmativa de Marta sobre su proposición de matrimonio. Llegó hasta el punto de amenazar de muerte a los pasajeros de la guagua para obtener su amor. Rituales con velas, oraciones y figuras de santos fungieron como principales “cupidos” del personaje en su búsqueda del amor. El personaje representa un sufrimiento debido al rechazo de Marta, mas sin embargo, disfruta la locura del amor. Se enamoró de ella en secreto, desde detrás de la línea que divide a los pasajeros y al conductor. Armando Silva habla sobre “el placer de mirar oculto en el anonimato y gozar en la intimidad los deseos que se fraguan con nuestra descarga afectiva”. (Silva, 1992, p. 64)

El Lenguaje

          Definido como el “conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente”, según el Diccionario de la Real Academia Española, el lenguaje es parte fundamental de la identidad de un determinado grupo. Además de ser el mecanismo de comunicación principal, el lenguaje hablado identifica a un determinado grupo. “No son sólo diferencias regionales que se reflejan en el habla; las variedades en el habla pueden ser causadas por diferencias en religión, trasfondo económico, educación, género y otros factores”. (Salzmann, 1993, p. 173)
            En “Maldeamores”, el lenguaje se representa de diversas maneras. El uso de palabras soeces y vulgares es evidente en toda la película haciendo del lenguaje representado, uno coloquial. La entonación que se representa en el lenguaje utilizado en la película también es importante e identifica a un grupo particular.
      Hay casos particulares en el transcurso de la película que hay que resaltar. Por ejemplo, en la historia de Lourdes e Ismael, el hermano de este último, Macho, utiliza el recurso de los refranes constantemente.

            Otra representación del lenguaje es la alternación de códigos. Este recurso se define en el texto de Jandt (2007), como el insertar palabras del idioma inglés en el español en una misma frase u oración. Se percibe en la historia del triángulo de ancianos y en la de Lourdes e Ismael. Frases como “Pareces una teenager” y “Mamita, please” pueden escucharse en la película representando el uso de palabras del idioma inglés insertadas en la lengua española. El apócope, definido como “la pérdida de una o varias letras al final de una palabra” también está representado en el filme, donde hay varias las palabras a las que se les acorta el final. Por ejemplo, la palabra “dado”, es pronunciada “da’o” en la película.

            Por lo tanto, el lenguaje representado en la película “Maldeamores”, es uno que identifica al sector puertorriqueño como uno de habla propia. Si una persona ajena a Puerto Rico, tuviera la oportunidad de presenciar el filme estudiado, seguramente pensará que en esta Isla, todos hablamos de la forma representada en él. Particularidades como la entonación, el lenguaje soez y las inclusiones de palabras del idioma inglés al español, ejemplifican claramente la identidad nacional de Puerto Rico representada en “Maldeamores”.

El Género

            El género (masculinidad o feminidad) es una construcción social. Las ideas de lo que cada sexo debe ser o no ser dependen de los valores, creencias y costumbres de cada sociedad; no son algo biológicamente determinado. “No hay identidad de género detrás de las expresiones de género;…la identidad esta compuesta “performatively” por las “expresiones” que se dicen ser sus resultados” (Butler, 1990, p. 25). En otras palabras, cada individuo hace una interpretación de género.

            En una misma sociedad pueden haber diferentes versiones de lo que son un hombre y una mujer. Así mismo, en los medios de comunicación hay varias representaciones de estas masculinidades y feminidades. En el ensayo Exhibiting Masculinity (Hall, 1997, p. 291) Sean Nixon habla de diferentes masculinidades en revistas de estilo para hombres. Por ejemplo, menciona el “estilo calle”, “italiano-americano” y “conservative englishness”.

            De la misma manera analizaremos a varios personajes de Maldeamores para ver cuáles son las representaciones y estereotipos que se presentan y su relación con la cultura o identidad puertorriqueña. Los personajes masculinos que analizaremos serán: Ismael, Macho, Pellín y Cirilo. Los femeninos serán: Lourdes, Tati, Flora y Marta.

            Ismael y Macho son dos representaciones de masculinidad que a menudo se ven en los medios de comunicación puertorriqueños. Ismael es, por un lado, el padre de familia que es fuerte y apoya a su esposa en un momento difícil. Por el otro, es el hombre infiel que trata de esconder sus aventuras amorosas. Macho aparenta ser lo contrario. La manera en que viste y en que entra en escena (escuchando reggaeton a un alto volumen) indica que pertenece a un mundo diferente al de la vida suburbana de Ismael. En un momento de la película, le enseña a su sobrino Ismaelito cómo son las mujeres: lo opuesto a la cerveza, “al principio te encantan con cojones, pero después no hay quien las trae”. En Genre and Gender: The Case of Soap Opera (Hall, 1997, p. 337), Christine Gledhill habla sobre cómo es el género masculino el que dicta la norma, mientras que el femenino es el que se culturaliza y diferencializa. Esto es lo que hace Macho en esa escena: establece la oposición entre hombre y mujer, tomando al hombre como el sujeto normal.

            Por otro lado, Pellín y Cirilo son representaciones masculinas de una etapa más avanzada de la vida. Ambos se visten de acuerdo con la imagen que se tiene de los hombres mayores: guayaberas, pantalones largos y sombreros. Sin embargo, rompen con el estereotipo en que a pesar de sus edades se comportan con la misma inmadurez que los personajes más jóvenes. Nos pareció interesante también que ambos tuvieron que quedarse a vivir en la casa de Flora por necesidad. Esto se opone al discurso patriarcal que es común en la sociedad puertorriqueña.

            El personaje de Lourdes aparece desde un principio como una mujer sufrida debido a la muerte de su abuela. Cuando se entera de que su marido la engaña, se convierte una mujer llena de rabia, pero permanece la impresión inicial. Tiene una imagen conservadora; quizás por eso y por la manera en que actúa se puede pensar que es ama de casa, ya que encaja con las imágenes de éstas a las que estamos acostumbrados. Por otro lado, está Tati, la amante de Ismael, quien tiene una imagen como la de Lourdes, pero sus acciones no concuerdan con ella.

            Flora representa la feminidad en la vejez. Sin embargo, no es la típica representación. Este personaje se presenta como uno sexual desde la primera conversación que tiene. Su hija le critica que haya estado con muchos hombres después de que el marido la dejó, pero ella le dice que con su cuerpo hace lo que quiere. Fue además la persona que inició el encuentro sexual con Pellín. Sobre la sexualidad en la sociedad latina, Jesikah Alison Kluwer escribe que como norma general (no siempre) “… a las mujeres se les enseña a reprimir su sexualidad y depender de que los hombres estén en control de la relación sexual” (2007, p. 8). En este personaje vemos lo opuesto, se sale de la norma, y en la misma película esto es claro por la reacción de la hija ante su actitud. Sobre la oposición a la norma Christine Gledhill dice: “El género sólo se convierte en un problema si las mujeres como categoría especifica se encuentran en cuestión, cuando se vuelven discutibles como desviación de la norma” (2002, p. 337).

            Marta es otro personaje que se sale de la norma. Al igual que Flora, reta el discurso patriarcal. Es una mujer con un carácter muy fuerte, que se puede defender sola. Es conductora de guaguas, un trabajo típicamente asociado con los hombres. Además, en varias ocasiones se quejan cuando la tratan de ayudar, diciendo que no necesita ayuda.

            Es interesante que los personajes que más retan las representaciones comunes y los estereotipos son los de edad avanzada. Quizás se puede ver como un esfuerzo consciente de parte de los escritores para brindar una representación distinta a lo que normalmente se hace con este tipo de personaje.

La Ciudad

“La ciudad es, más bien, un estado mental, un cuerpo de costumbres y tradiciones, y de actitudes organizadas y sentimientos que pertenecen de estas costumbres y son transmitidos con esta tradición. La ciudad no es, en otras palabras, meramente un mecanismo físico y una construcción artificial”. (Park & Burgués, 1970, p.1)

            La ciudad,  como cualquier otro espacio físico, constituye un lugar de expresión e interacción. Los sujetos que pasan a través de ellos son afectados por el lugar. Como menciona esta cita, el individuo, como caminante o pasajero de la ciudad, con sus costumbres y tradiciones, es quien construye el espacio. Igualmente Armando Silva, en su libro Imaginarios Urbanos menciona que “…la ciudad también es un escenario del lenguaje, de evocaciones y sueños, de imágenes, de variadas escrituras.”(1992, p.15) A través de la película de Maldeamores (2007) el espacio urbano como tal no ocupa el centro de atención pero aun así se relaciona de manera directa a cada una de las historias. La manera en que se representan los espacios, tanto el urbano como el rural, ofrecen una visión acerca de cómo se ve la isla de Puerto Rico.

La calle es un elemento fundamental del espacio urbano. Generador de la ciudad, cuando a un lado y a otro de un camino se forma una aglomeración, es un eje de tránsito y comunicación y a la vez que dé crecimiento lineal continuo del núcleo urbano. (Bonet, 1989, p.63)

           Cualquier análisis urbano debe comenzar por el estudio del elemento desde el que nacen todos los demás, la calle. Con esta imagen abre la película. Está presentada como una viva y poseedora de movimiento propio. “…conforme a estas  sendas se organizan y conectan los demás elementos ambientales” (Lynch, 1970 p. 91). La calle es el elemento que conecta las diferentes historias de los personajes que transitan por distintas situaciones. Este elemento enlaza los distintos espacios en donde se lleva a cabo la acción. Es el tejido en el que se mueven, encuentran y transforman los distintos sujetos. Se podría entender como el soplo de vida para las diferentes historias. La película cierra con la misma imagen de la calle. En este momento puede representar un nuevo camino.

“Trazada según las épocas a escala del hombre, del carro, del caballo y de la carroza en el pasado y hoy del automóvil la calle sirve sobre todo para el tráfico y la circulación de personas y de vehículos”. (Bonet, 1989, p.64)

            Últimamente el modo de circulación que ha sido utilizado mayormente es el automóvil. En la película los carros son diferentes, dependiendo del ambiente en donde se encuentra. Los modelos de carros que transitan a través de la ciudad son carros que fácilmente se pueden relacionar a la época actual. Mientras que los que transitan por calles del campo son en su mayoría carros viejos.

            Lo interesante de esta representación es que en la historia de los ancianos la calle nunca está presente para ellos directamente pero significa una conexión. La hija de Flora establece comunicación con su madre al visitarla en carro moderno. La hija representa un personaje que está entre dos mundos, el campo y la ciudad.

            En la historia de Lourdes e Ismael el espacio donde primero se desenvuelven es en el automóvil. Además en el carro se ven unos elementos que ayudan a construir la representación acerca del puertorriqueño. En el carro hay dos figuras que evocan el arraigo de una religión cristiana, la corona y un Santo. El carro no sólo representa un espacio de expresión sino también de acción. Se viola el espacio religioso para introducir la relación extramarital.

           El carro de la historia de Lourdes también evidencia una unión entre dos mundos, el campo y la ciudad. Su carro es bastante viejo pero traspasa las líneas y se introduce en el espacio urbano. Esto pasa también con el carro de Macho. Se encuentran en la frontera, que poco a poco se está volviendo más difusa, entre lo urbano y lo rural, están en la urbanización. Éstas son un conjunto de construcciones situadas generalmente en un antiguo medio rural adyacente a otras poblaciones, o sea, cerca de un espacio urbano. La urbanización se puede definir como la ruptura del espacio rural y el urbano.

           Esta historia de Lourdes e Ismael, que abre con una escena en donde se muestra su tránsito hacia una zona urbana, presenta otros elementos que vale la pena mencionar. Mientras que el carro en que viaja Lourdes va apenada por la perdida de un familiar, su imagen se presenta en el espejo lateral. Su imagen extraviada y afligida se ve enmarcada en este espejo mientras el auto continúa su trayectoria. Alrededor van pasando paisajes, lugares que no capta, sólo pasan como celajes. Esta imagen nos pareció interesante ya que representa esa desconexión con el mundo mientras se va en el automóvil. Ni siquiera encara la imagen de afuera sino que la ve a través de diferentes cristales y espejos.

         Otra situación ocurre más adentrada en la película. Lourdes insistía en la necesidad de llegar al funeral en carro y uno puede inferir que el lugar queda alejado. Luego el niño corre de una casa a la otra demostrando que las distancias no son tan grandes. En el libro The Car Culture su autor cita un estudio realizado en el que se encuentra que “poseer un carro ha creado una ‘psicología de automóviles’; el automóvil se ha convertido en la influencia dominante en la vida de un individuo y él, en un sentido bien real, se ha convertido en una persona dependiente de él.”( Flink, 1976, p.151)

          La guagua  y el carro, dos formas diferentes de desplazarse por la ciudad. La guagua tiende a exponer al sujeto a la diferencia. Mientras, el carro,  lo encierra lejos del otro. Aristóteles decía que la ciudad estaba compuesta por diferentes clases de hombres, personas similares no pueden hacer ciudad. La ciudad es una unión de usos y actividades heterogéneas. La ciudad es donde se junta la diversidad, la diferencia que nos aparta, que nos permite ver el punto de vista ajeno, volviéndonos si no más comprensivos, más curiosos y más críticos. La tercera historia, la de Miguel, se lleva a cabo principalmente dentro de un autobús de transporte colectivo. Dentro de este se pueden apreciar diferentes sujetos y estereotipos. Se ven la estudiante, el ama de casas, ejecutivos, el “guapetón”, la mujer de la “calle”, el anciano sabio del pueblo y hasta la “comay”. Estos estereotipos ayudan a construir la representación del puertorriqueño.

          Desde adentro del autobús se observan las diferentes partes de la ciudad sin entablar una interacción directa con la misma. Esto es así porque sus ocupantes no guían sus pasos, ellos son meros pasajeros que no escogen la imagen que van a observar. Este es un espacio separado del resto de los transeúntes. Frecuentemente se transita sin registrar nada que no sea la propia sensación de movimiento. Se convierten en capsulas aislantes la ciudad queda afuera del vehículo. Aun así, la diferencia que caracteriza el análisis de la ciudad puede ser vista en el otro que viaja. Aunque ventanas separan al pasajero de la ciudad, éste vive aún la experiencia de la heterogeneidad de sujetos que habitan y transitan la ciudad. De esta forma el autobús queda en la frontera de lo que significa la experiencia peatonal y la disociación que se vive dentro del automóvil.

          A través de las ventanas del autobús de la AMA es donde por primera vez en la película se nos presenta un espacio urbano. Esos vistazos de la ciudad presentan imágenes de graffiti y de locales abandonados. El graffiti “expone lo que precisamente es  prohibido, lo obsceno”, dice Armando Silva (1992, p. 31).

          En las escenas que envuelven la guagua también se ve representada otro símbolo urbano, la publicidad. De esta Silva escribe “lo que diametralmente se opone el graffiti es a la publicidad: mientras el primero busca un efecto social de fuerte carga ideológica o de cualquier modo transgresora de un orden establecido, la publicidad busca el consumo de lo anunciado y así su intención comunicativa es, antes que todo, funcional a un sistema social, político o económico”. En este caso se debe a un cartel con propósito económico que hace alusión a las bebidas alcohólicas. “Puerto Rico; Capital of Rum”, en definitiva una frase que puede aportar mucho al momento de analizar la representación. Puerto Rico se presenta como el lugar magno del ron. No hace alusión a que Puerto Rico vende ron sino que presenta un Puerto Rico cuya mayor cualidad es el ron.     

Conclusión:

            La película “Maldeamores” representa claramente cada uno de los elementos que forman una identidad. El amor representado en sus diversas expresiones en cada historia, la ciudad siendo como el escenario principal del filme y el género unido a los estereotipos pronunciados por la sociedad fueron fundamentales para el desarrollo de nuestro trabajo. En adición a esto, los recursos como la religión y el lenguaje fungen como piezas clave en la definición de la identidad de una cultura. En la película pudimos ver la representación de estos elementos en diferentes etapas de la vida que van desde la niñez, hasta la vejez. Estos elementos fueron cimentados en definiciones de escritores que ya habían estudiado cada uno de los componentes de una identidad cultural, ya sea en conjunto o por separado.

            Bajo el tema del amor, la identidad puertorriqueña es representada a través de la forma en que los diferentes personajes enfrentan las situaciones en las que se encuentran. Se podría ver al puertorriqueño según la película como una persona que lidia con los problemas de manera violenta y desenfrenada. Además presenta al puertorriqueño  como una persona pasional que se deja llevar por las emociones. Este “típico” puertorriqueño no razona, sólo actúa de acuerdo a sus impulsos. El amor lo lleva a desencadenar todas las pasiones habidas y por haber. Está el coraje, los celos, la desconfianza, la locura (de acuerdo al amor obsesionado), y también la venganza, todo esto se ve representado en cada personaje que atraviesa por una “crisis pasional” diferente. No sólo se trata de mostrar cómo el puertorriqueño se desenvuelve en el amor, sino cómo actúa ante situaciones inesperadas, tal como lo es la infidelidad.

            Según la manera en que se representan los géneros en la película se puede inferir el carácter de una persona puertorriqueña. La película provee representaciones de cuál es el papel que se le asigna a cada unos de los sexos en la sociedad puertorriqueña. Los papeles que se presentan son variados: “la otra”, la mujer fuerte, el ama de casa, los ancianos pícaros, el hombre infiel, entre otros. Cada personaje tiene una característica que lo destaca. Para algunos, su representación se queda en esa característica, haciéndolos estereotipos, mientras que otros se convierten en personajes multidimensionales. Por ejemplo, el personaje de Macho se queda como un “tipo de la calle”, mientras que otros, como Marta, presentan aspectos únicos en cuanto a la representación de género.

            La manera en que los personajes se expresan en la película también ayuda a representar la identidad puertorriqueña. El uso de palabras soeces y vulgares es evidente en el filme y sirve de etiqueta para la identidad puertorriqueña. Palabras como “caripelá” ejemplifican lo propio y autóctono del lenguaje puertorriqueño y definen su identidad. Así también el acortar las palabras, como por ejemplo: “escuchate”, “da’o”, “pa’ acá”, evidencia la lengua puertorriqueña e identifica diversas palabras como características de sectores específicos de la sociedad en que vivimos. La entonación representada en el filme caracteriza claramente el acento puertorriqueño, su pronunciación es fácilmente identificada por otras culturas que reconocen cómo hablamos. La inclusión de palabras del idioma inglés en la lengua española, es típica del puertorriqueño y también se evidencia en la película. “Brother” es utilizada por “Macho”, varias veces en el filme. Este personaje representa el uso de los refranes como una de las herramientas principales en la lengua puertorriqueña. El refrán es definido como un “dicho agudo y sentencioso de uso común”. En adición a esto, se utilizan los recursos irónicos, repetitivos y sarcásticos que otorgan una particularidad al lenguaje puertorriqueño representado en el filme.

            La representación de la ciudad en la película Maldeamores ayuda a formar la imagen del puertorriqueño. Esto es debido a que representa el ambiente en el que se desenvuelve. Los escenarios presentados, tanto como los omitidos, ayudan a crear una visión de lo que se puede entender como los ambientes que construyen la Isla. Según lo mostrado las ciudades, están en estado decadente, hay edificios abandonados y graffiti. Otros espacios representados, son los suburbanos presentados en la película a través de la urbanización. Esta urbanización aparenta ser recién construida. La otra casa representada es una pequeña en madera. Además de estos espacios, también hay una historia que se lleva a cabo en un espacio rural. Este hogar es también en madera. Los paisajes que se presentan a través de las ventanas en varias ocasiones en donde los personajes van de un lugar a otro, son de ambientes rurales. Por lo tanto se podría pensar que la Isla en su mayoría está compuesta de ambientes rurales.

            Además de todas estas formas de representación, cada historia presenta otros detalles que construyen la identidad puertorriqueña. Un ejemplo de esto, es la camisa del personaje de Macho. La numeración de la misma corresponde a la utilizada por el baloncelista Carlos Arroyo al momento de ganar el partido en contra de los Estados Unidos en las Olimpiadas 2004. Además, en la historia de los ancianos, una de las cosas que más le molesta a Cirilo acerca de la presencia de Pellín en la casa es la pérdida del gallo de pelea. A través de los años los gallos de pelea han servido para representar al puertorriqueño. Elementos como los vistos en esta película determinan la identidad nacional del puertorriqueño en “Maldeamores”.

About these ads

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.